lunes, 20 de junio de 2011

[Niños pijos y amortizaciones ficticias varias]

Hoy he pasado el día en Barcelona. La verdad es que hay bastante a comentar. Como algunos ya sabréis no me gusta Barcelona debido a mis traumas infantiles (ya que de pequeño iba bastante y veía escenas que para un niño pueden ser bastante complicadas de entender y asimilar... Recuerdo que mi madre me decía que la gente que pedía caridad en la calle estaba haciendo teatro). Hoy los he rememorado un poco, pero bueno supongo que me pasará siempre que vaya allí.

El motivo de la visita ha sido que nos habían invitado a una entrega de premios y a un "cocktail" (nótense las comillas) por un concurso de francés en el que habíamos participado... Y nada, que han dado los premios. No a nosotros, y con mucha razón porque nuestro vídeo se quedaba a años luz de los ganadores... Aquí lo tenéis:


Luego ha llegado el ansiado "cocktail" para el que tanto esfuerzo (9,30€ del billete de tren) habíamos puesto. Lo han bajado de categoría a "petit cocktail" durante el discurso, pero es porque en Francia no deben tener el concepto "pica pica". Patatas de bolsa, olivas, cacahuetes azucarados y zumo de manzana (muy bueno, por cierto). La gente se llevaba los platos de la mesa porque parecía aquello un campo de batalla. Yo no me los llevaba, pero claro, había que amortizar los 9,30€... Y se ha hecho lo que se ha podido porque tampoco daba para mucho la cosa. Así que la cosa ha sido un fracaso total. Aunque he calculado que habré comido sobre 1,50€.

Luego hemos decidido ir a comer algo porque las patatas no habían llenado mucho. De camino hemos pasado al lado de un grupo de niños de unos 10 años. Y aquí ha venido la mayor indignación de mi vida: había uno que llevaba una BlackBerry. ¿Qué hace con su vida? ¿De qué coño va? Es decir, ¿es necesario? NO. ¡Claro que no! Yo de verdad no sé que piensan los padres... Y yo con un puto Motorola V360, al que quiero mucho pero tiene ya sus añitos. Qué huevos el chaval... Y se la saca del bolsillo como si fuese una piruleta. Que no es que quiera yo un aparato de esos ni mucho menos, pero es que no es normal. ¿Lo veis normal? Es que no. Me indigno, me indigno... Qué lejos han llegado la globalización y el consumismo...

En fin, que la parte más importante de la amortización ha sido a la hora de comer. Yo no sé quien será el director de marketing del Pans&Company pero de verdad que no pillo qué beneficio sacan de venderme un bocadillo de 7,55€ más unas patatas por 2,95€. Pero nada oye, yo tan feliz con la gran amortización de 4,60€. Al gran negocio se han añadido otros como la botella de agua rellenada del grifo o el prescindir de autobús e ir desde la estación de Manresa hasta mi casa andando.

En resumen, ¡que ha sido un buen día con buena compañía! ^^
Vagi bé ^^

2 comentarios:

  1. eres de lo qe no hay ramon! me lo he pasado genial en serio hahaha sobretodo con tus amortizaciones, eres genial! y el día en barcelona con vosotros cuatro ha estado de lujoo hahaha con la de cosas qe hemos hecho... sobretodo patearnos barcelona y parte de manresa y nuestra peqeña ciudad... Sant Joan de Vilatorrada. ¿REPETIMOS?
    Qe nos e me olviden los momentos del tren (ya sabeis) hahahhaha

    ResponderEliminar
  2. ¡Repetimos cuando querais! ^^ (Bueno, mañana no que estoy bastante cansado de las pateadas... xD)

    ResponderEliminar