viernes, 31 de diciembre de 2010

[Y termina un año más]

Me encantaría hacer balance de este año, un resumen exhaustivo de cada mes... Pero no podría ni de la semana pasada, mi memoria da pena. Por suerte, ahí esta mi Fotolog para ayudarme a recordar ciertos momentos, aunque tampoco me ha servido de gran cosa (me hubiese venido genial la aplicación del Facebook que te enseña todos los estados del 2010, pero desgraciadamente no funcionaba)

Viendo lo que pude recopilar llego a la conclusión que han sido pequeños detalles, el día a día, los que han ido construyendo este año. Y, para que no quedase una estructura irregular, han tenido que haber unos pilares importantes que la sustentasen. 

Por ejemplo, este año he descubierto algo que conocía todo el mundo menos yo: un diapasón. ¿Y es necesario destacar algo tan aparentemente simple como eso? Pues oye, sí. Para mi fue un golpe duro quedar maravillado con algo tan normal para el resto de la sociedad... ¿Y qué saqué de eso? Pues algo de cultura (en este caso musical), que nunca viene mal. Gràcies per portar-lo a classe, Marc.

Durante el final de 4º de la ESO pasaron muchas cosas, grandes momentos al lado de grandes personas. Por mencionar un momento puntual: el vídeo porno para castellano. En realidad era un vídeo para hacer campaña contra las drogas (que por cierto, hubo que repetir porque la primera versión se borró), y así fue, pero tuvimos la genial idea de hacer... Bueno, una imagen vale más que mil palabras, ¿no?

Hacer esto (con ropa y todo eh, no os penséis que aprovechando los trabajos del insti me monto tríos), pero en vídeo.
La grabación real sobre las drogas, por supuesto, no era esto. Y, ¿que pasó entonces? Que cuando lo llevamos a clase para presentarlo, después de ver el vídeo bueno, un compañero del cual no quiero acordarme, abrió la carpeta donde estaban las fotos que hicimos y también el vídeo comprometido. Y dio la casualidad que el archivo sobre el cual hizo doble clic fue ESE vídeo, y así toda la clase pudo contemplar esa maravillosa escena.

Pues mira, una anécdota de muchas. Igual que puede ser el día de "El nou testament". Madre mía, a quién se le ocurre ir a repartirlo delante del instituto a unos adolescentes... a unos adolescentes (me ahorro adjetivos, ya que generalizar no es algo que me guste hacer ni que se haga). Total, que como era previsible, la mayoría de esos libritos de contenido religioso acabaron esparcidos por toda la Avinguda Montserrat (que por cierto, el otro día descubrí que se le llama así porque al fondo se ve Montserrat... Son esas cosas que parecen obvias pero hasta que no te planteas analizarlo no te das cuenta de ello. Y cuando te das cuenta mola mucho.) en vez de mantener clausurados en casa a centenares de niños inmersos en esa apasionante lectura como quizás pretendía esa gente.

El logo de esa asociación religiosa.
Es que son muchas horas metidos en el instituto... Y, para mi, es algo básico. La mayoría de buenos momentos ocurren ahí dentro, o a raíz de ello:


El inolvidable musical de Grease.
Un inesperado día de nieve que nos libró de hacer clase unos cuantos días (siempre es de agradecer, aunque por la nieve precisamente ocurre poco...).

Primera parte del intercambio con Huddersfield. Una sola semana sirvió para coger un cariño inmenso a toda esta gente.
El viaje a Italia, con sus decepciones pero también esos pequeños momentos que lo convirtieron en un gran viaje.
El viaje a Francia, que pese a ciertos problemas también disfruté mucho. "Un, deux, trois... Le coeur de la France!"
El baile de Educación Física.
El lip dub del Quercus.
El "Projecte de recerca". Genial, impresionante como un trabajo pudo unirnos tanto como grupo (a casi todos...).
Un último día de playa para terminar el curso. 

La AMAZING acampada.
El viaje a Alemania durante las vacaciones, en el cual conocí a la mejor camarera del mundo...
Los días de verano en la piscina y en casa de Cristina.
La segunda parte del intercambio. Gracias a Chantelle (tal y como le dije al despedirnos, la mejor compañera que podría haber tenido), a la familia Waller y a todos los demás compañeros del intercambio que me hicieron disfrutar a tope de esta experiencia (junto al musical, las mejores de mi vida hasta el momento).

Y entre medio de todas esas cosas, los pequeños momentos del día a día mencionados anteriormente. Por supuesto, no puedo olvidarme de dos importantes factores:

El primero, el amor. Pues sí, oye... Este año me he enamorado. No de la mejor persona del mundo (se queda lejos) ni de quien me gustaría, pero que le vamos a hacer. Y no estoy orgulloso de ello, pero ha sido algo que sin duda ha condicionado (y mucho) todo este año. Con sus momentos buenos que he disfrutado a tope y los malos que he llevado lo mejor que he podido... Espero que termine pronto la historia y poder encarar el nuevo año quitándome esta losa de encima.

No pienso poner una imágen representativa de lo último hablado, así que pongo a nuestra amiga Chachi, que sirve para todas las ocasiones.
En segundo lugar, mi otro amor... La Formula 1. Quizás pensáis que al no haber ganado quien yo quería (Alonso) no guardo un buen recuerdo de esta temporada... Pues va a ser que no, al contrario. Sin duda, la mejor temporada de la historia. 4 campeones del mundo en pista, 5 pilotos luchando por el título hasta la penúltima carrera, adelantamientos, carreras entretenidas, polémicas (eso más bien sobraba, pero al fin y al cabo han tenido su protagonismo también este año)... Lo dicho, que la Formula 1 hay que saber disfrutarla, y para ello hay que dejar el fanatismo a un lado. Y aunque esta temporada Fernando no haya conseguido proclamarse campeón, ha hecho una segunda mitad de campeonato impresionante y sin duda se lo merecía.
¡El tercero llegará!
 Tampoco quiero olvidarme de mi tortuga (que aunque ya no está conmigo, sigue siendo mía), Pas.
¡Espero que esté yendo bien bien allí donde estés!

Creo que este año no ha sido como los demás... Antes era todo más lineal, pero creo que en 2010 he experimentado una importante evolución personal, supongo que gracias a las tan geniales experiencias vividas. Ahora ya toca mirar hacia delante, ¡a seguir evolucionando como persona y disfrutar de cada uno de los días que vendrán lo mejor que se pueda!

-Propósitos, deseos y demás para el nuevo año:

·Leer más.
·Encontrar algún tipo de motivación, sobretodo para animarme con el Bachillerato.
·Conseguir que algún amigo/conocido deje de fumar y que ningún amigo/conocido empiece a hacerlo (incluido yo, que eso sí que sería un fracaso en toda regla).
·Dejar las siestas (o reducirlas considerablemente).
·No ser tan terriblemente vago.
·Trabajar (también lo dije el verano pasado y mira...).
·Aprender MUCHO inglés (y algo de francés también).
·Viajar a Inglaterra (una vez por lo menos).
·Otra gran temporada de Formula 1.
·Pasarme el juego del Mario.
·Salud, mucha salud para toda la gente que quiero.

Y me olvido de mil cosas, pero no se me ocurre nada más ahora mismo, así que... Mis mejores deseos para este nuevo año (seguramente a muchos os escribiré algo por el estilo en el Facebook). Gracias a todos los que habéis hecho este 2010 especial: a quienes ya llevan años haciéndolo, a los que se han incorporado, a los que solo estaban de paso... A todos, gracias. Porque sin vosotros esa evolución a la que antes hacía referencia no hubiese sido posible.

(de muchas de las cosas de las que he hablado aquí, lo más probable es que hable en otra ocasión, por eso no he querido extenderme demasiado)

¿Destino? A ninguna parte en concreto. El camino que siga este año dependerá de mi. Se cierra una etapa pero empieza otra en este largo (espero) y apasionante trayecto de mi vida (que aunque no sea la de un típico adolescente, a mi me gusta, ¡y mucho!)


Vagi bé ^^

[Suena: La petita rambla del poble sec - Cesk Freixas]

2 comentarios:

  1. Ànims i a menjar-te el món. No tinc massa res a dir, m'han marxat les paraules. Ets gran, molt gran. No canviis mai. Gràcies, moltes gràcies per tot Ramon!

    ResponderEliminar
  2. Creo que otro proposito para este nuevo año, es no separarte de tu compañera de mesa(:

    ResponderEliminar